Skip to main content
Calle San L√°zaro desde la universidad de La Habana

La calle San L√°zaro, la de los universitarios

Desde la m√≠tica e imponente escalinata de la Universidad de La Habana, coronada con el Alma M√°ter, se divisa gran parte de la calle San L√°zaro de La Habana, que da comienzo justo en esta hist√≥rica ubicaci√≥n.

No siempre se llam√≥ como el santo. Su nombre se lo debe al hospital del mismo nombre fundado en 1746, pero al principio fue Calle Ancha del Norte, despu√©s Antonio Maceo, Avenida de la Rep√ļblica y finalmente en 1936 recogi√≥ su actual nomenclatura.

A unos doscientos metros de los 88 escalones de la universidad se encuentra el Parque de los M√°rtires, un lugar verde, tranquilo, donde hace a√Īos se instal√≥ un monumento en recuerdo al asesinato de ocho estudiantes de Medicina en 1871 y debe su nombre a un proyecto que surgi√≥ para rendir tributo a los m√°rtires cubanos.

Edificio en mal estado en calle San L√°zaro

En esta calle singular de dos direcciones, unos autos circulan hacia arriba y otros hacia abajo, hacia el mar. Todas las ma√Īanas, cientos de estudiantes recorren sus aceras camino de la Universidad, donde hace m√°s de medio siglo otros estudiantes se atrevieron a reivindicar la libertad y pedir la renuncia del dictador Batista. 

Con 2,5 kil√≥metros, es una de las m√°s largas de la ciudad. Finaliza en el Paseo del Prado, frente a la entrada del t√ļnel de La Habana y el Castillo de San Salvador, la c√°rcel en la que cumpli√≥ prisi√≥n el h√©roe nacional Jos√© Mart√≠.

San L√°zaro da cobijo a innumerables edificios hist√≥ricos y de gran valor monumental, algunos de estilo colonial, los cuales conviven con otros relativamente modernos, algunos en estado de ruina.

Parque Maceo desde San L√°zaro

Antes que el Malecón

Esta arteria de la capital atraviesa los barrios de Cayo Hueso, San Leopoldo y Col√≥n, ocupando parte de Habana Vieja, Centro Habana y Plaza Revoluci√≥n. M√°s de la mitad de la avenida recorre paralela al Malec√≥n habanero, del que se distancia al esquivar el monumento de Antonio Maceo. 

Las catorce manzanas que comparten el Malecón y la calle San Lázaro son objetivo principal del gobierno de la ciudad para su recuperación y conservación. Son parte de la historia de la ciudad.

Antes de la creaci√≥n del Malec√≥n, esta era la primera l√≠nea de la ciudad ante el mar, por lo que sufri√≥ durante d√©cadas los golpes de las tormentas y huracanes. No suele ocurrir, pero en la visita del hurac√°n Irma en septiembre, algunos de los habitantes de esta calle tuvieron que soportar la llegada del agua a sus casas. 

En 1950, tras retirar las v√≠as del viejo tranv√≠a, se convirti√≥ en una arter√≠a para la ciudad. El paso de los nuevos √≥mnibus y de los primeros carros trajo consigo algunos de los restaurantes, comercios y empresas que todav√≠a resisten.