Skip to main content

Holguín, la Ciudad de los Parques, las tradiciones y el encanto

Holguín, también conocida como la Ciudad de los Parques, es una urbe colonial cabecera de la provincia homónima, ubicada en la porción septentrional de la región oriental de Cuba, a poco más de 730 kilómetros de La Habana, capital del país.

Es la cuarta ciudad más importante de la isla, uno de los destinos turísticos citadinos más visitados por el turismo extranjero y nacional. Llama la atención en ella el sorprendente estado de conservación de su patrimonio arquitectónico.

El alojamiento es garantizado por varios hoteles: Islazul Pernik, Villa Islazul El Bosque, Cubanacán Villa El Cocal y Cubanacán Villa El Quinqué todos ubicados en las afueras de la urbe y en el Casco Histórico se halla el Encanto Caballeriza.

La estructura urbana de Holguín le ha valido a su segundo elegante apelativo. En su centro se suceden cinco parques situados en bloque, paralelamente, a lo largo de las dos calles más importantes de la ciudad: San Isidoro o Calle Mayor y Libertad y Maceo también denominada San Miguel.

Al igual que muchas arterias holguineras, cada uno de los cinco parques tiene m√°s de un nombre. Est√° en primer lugar el emblem√°tico Calixto Garc√≠a, otrora Plaza de Armas, situado en el centro de la ciudad y nombrado en honor del mayor general mamb√≠ que lucho en las tres guerras contra Espa√Īa. Le siguen el Julio Grave de Peralta o de Las Flores, el San Jos√© o Carlos Manuel de C√©spedes, el Mart√≠ o Victoriana de √Āvila y el Infantil o Rub√©n Bravo. No obstante, existe muchos otros en zonas m√°s alejadas del Centro Hist√≥rico citadino como Vista Alegre, Peralta y Pueblo Nuevo.

Una caracter√≠stica que se repite en ellos es que son m√°s elevados que el nivel de las calles colindantes, debido a que en √©pocas pasadas la ciudad sol√≠a inundarse durante los aguaceros de primavera. Todos est√°n estrechamente vinculados con la historia y la vida social de la ciudad. Muy cerca del Calixto Garc√≠a, por ejemplo, se encuentran la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, las galer√≠as Moncada y Bayado, el cine Mart√≠, el teatro Gui√Īol, el club Casa de la Trova, el Museo de Ciencias Naturales y el de Historia Provincial y La Periquera, simb√≥lica edificaci√≥n venerada como el m√°s importante escenario citadino, en la cual radic√≥ la residencia del gobierno holguinero durante m√°s de un siglo.

Otro importante símbolo es La Loma de la Cruz, una elevación de 261 metros sobre el nivel del mar ubicada al norte de la urbe, a la cual se asciende por una escalinata de 458 escalones, con descansos intermedios y bancos, desde cuya cima se observan espectaculares vistas de la ciudad.

Su nombre data de 1790 y se debe a la cruz de madera ubicada en esa √©poca por fray Francisco A. de Alegr√≠a, la cual constituye un s√≠mbolo protector para los holguineros. En 227 a√Īos fueron colocadas 3, la primera mencionada, la segunda ubicada en 1950 y la tercera, situada a principios de la d√©cada del 90 del siglo XX. Desde este sitio el papa Francisco bendijo a Holgu√≠n durante su visita a Cuba.

Aqu√≠ comenzaron tambi√©n las tradicionales fiestas populares de las Romer√≠as de Mayo. Cada a√Īo los pobladores sub√≠an a cumplir promesas y celebrar hasta la madrugada del d√≠a siguiente. Hoy constituyen uno de los acontecimientos culturales anuales m√°s importantes del pa√≠s, duras varios d√≠as y asisten numerosos artistas y personas de toda la isla y otras latitudes.

La urbe holguinera debe su nombre al capit√°n Francisco Garc√≠a de Holgu√≠n, uno de los hombres de Diego Vel√°zquez. En 1720 se inaugur√≥ la iglesia que le dio nombre a la localidad, que desde ese momento comenz√≥ a llamarse Hato de San Isidoro de Holgu√≠n. Treinta y dos a√Īos despu√©s, el 18 de enero de 1752, se constituy√≥ el cabildo y se le confiri√≥ el t√≠tulo de ciudad.

El territorio es cuna de grandes figuras de la cultura cubana como el maestro, pianista y compositor Frank Fernández; el artista plástico de renombre internacional Cosme Proenza y el muy conocido y apreciado Faustino Oramas , El Guayabero, compositor y cantante de conocidas canciones populares de doble sentido que son un símbolo de cubanía.

La Ciudad de los Parques encanta por todo: su arquitectura, su historia, sus tradiciones, su cultura, el calor y la autenticidad de su gente amable y a la vez orgullosa. No se puede explicar bien cómo, pero definitivamente hechiza y cautiva incluso antes del primer encuentro con ella y luego de este, se hace inolvidable.